¿El auge de la cultura de la pantalla ha dañado las interacciones?

Es una pregunta importante ya que un estudio de cohorte muestra que actualmente los adultos jóvenes tienen menos citas, se casan menos y tienen menos relaciones sexuales que los adultos mayores cuando tenían la misma edad. Estos estudios, que se han centrado en individuos solteros, han especulado que estas tendencias en las relaciones se deben, en parte, a la experiencia contemporánea de la tecnología interactiva omnipresente, la cantidad de tiempo en línea, las actividades en línea, principalmente los videojuegos y juegos de azar en línea, la pornografía y el uso de los medios de comunicación social.

Pero, ¿cómo influye la cultura de la pantalla en la calidad de las relaciones entre las personas que cohabitan y las casadas? Nuevos datos publicados por «iFidelity Survey» a finales de 2018 nos dan algunas respuesta a estas y otras preguntas.

jovencita en el café

Tiempo en línea: la tecnología interactiva puede plantear problemas en las relaciones porque quita tiempo a las parejas para relacionarse. Es decir, cuanto más tiempo pasan las parejas en los dispositivos en lugar de uno con el otro, menos capaces son de nutrir sus relaciones. Alternativamente, la tecnología interactiva puede interrumpir activamente las interacciones de la pareja. De hecho, un estudio encontró que cuando los individuos usan sus teléfonos celulares mientras interactúan con sus parejas románticas, la calidad de la relación disminuye.

Teniendo esto en cuenta, una de las preguntas que hicimos a los participantes de iFidelity fue cuánto tiempo pasaban en línea cuando no estaban en el trabajo. Las respuestas variaron desde nada de tiempo (3% de la muestra) hasta nueve horas o más (algo más del 9% de la muestra). El promedio fue de aproximadamente 3.44 horas por día.

Luego, examinamos si la cantidad de tiempo no laboral que se pasaba en línea estaba asociada con la felicidad en las relaciones de los individuos y las percepciones de la estabilidad de las relaciones. Sin embargo, el tiempo en línea no se asoció con ninguna de estas medidas de calidad de la relación.

Actividades en línea: aunque la pregunta de «cuánto» no dio resultado, también examinamos la pregunta de «cómo se usa la tecnología», centrándonos en tres actividades: la pornografía, los videojuegos en línea (es decir, los juegos de azar) y el uso de los medios de comunicación social, ya que estos se citan con frecuencia como posibles problemas de relación. Encontramos que dos de estas actividades estaban relacionadas con la calidad negativa de las relaciones entre hombres casados y cohabitantes, pero no entre mujeres.

Pornografía: en general, el 22% de los hombres que cohabitan y el 11% de los hombres casados mencionaron el uso de la pornografía como una de sus tres actividades principales. Consistente con otros hallazgos de la investigación, encontramos que el uso de la pornografía de los hombres estaba negativamente asociado con la calidad de su relación. Es decir, cuando los hombres reportaron la pornografía como una de sus tres principales actividades en línea (en general, el 13% de los hombres casados y cohabitantes reportaron esto), fueron 15 puntos porcentuales menos propensos a reportar estar «muy satisfechos» en su relación, en comparación con los hombres que no enlistaron la pornografía como una de sus tres principales actividades en línea.